April 12, 2021

Encontrar historias que contar

Paso #2:  Encontrar historias que contar

Como seres humanos, en un día podemos tener cientos de ideas, miles quizás. Sin embargo, muchas veces nos encontramos que a la hora de externar estas ideas nos perdemos en nuestras palabras y no podemos hacer llegar a quienes nos escuchan  aquello que en nuestra cabeza tuvo tanto sentido. Está bien tener ideas, pero convertirlas en narrativas es crucial.


Para poder transmitir nuestras ideas de la manera más efectiva, muchas veces debemos de interpelar a nuestro objetivo de forma en que este escuche y preste mayor atención a nuestra propuesta aún estando esta rodeada de un mar de información, para esto debemos formar un vínculo. 


El storytelling es una herramienta que pretende crear vínculos con los oyentes, muchas veces ayudándolos a recordar historias de su propia vida que provienen de un lugar profundo de convicción personal. 


A todos nos gusta escuchar charlas como esta, pero pocos se sienten cómodos contándolas. ¿Por qué? Porque las grandes historias exponen nuestros defectos y nuestras luchas. Esto es lo que las hace inspiradoras, y no compartirlas es una oportunidad perdida de conectarse con  una gran audiencia.

A lo largo de los años, hemos utilizado técnicas efectivas para desenterrar historias que luego pueden catalogarse, hacerse funcionales y entregarse de manera efectiva. Estas son algunas herramientas que podés aplicar cuando estés buscando qué historias contar y cómo contarlas de la mejor manera: 

  1. Desencadená historias a través de tu memoria: 


La mayoría de las personas intentan rememorar sus recuerdos cronológicamente cuando están desarrollando una historia y desean que ésta contenga elementos anecdóticos, pero hay otra forma de evocar historias más profundas y latentes. 

Con un bloc de notas, sentate y pensá en los sustantivos que son importantes para vos: las personas, los lugares y las cosas que han dado forma a tu vida. 

  • Personas. Escribí tu nombre en el centro del papel y comenzá a dibujar tipos de relaciones: familia, amigos, compañeros de trabajo, etc. Cada vez que tracés una línea de conexión entre vos y otra persona, pensá en las dinámicas relacionales y las emociones que estas te han hecho sentir. Las relaciones humanas son aquello que todas las personas compartimos por igual, en ellas siempre podemos encontrar buenas historias. 
  • Lugares: Sé lo más específico posible al recordar los lugares que te importan: los pasillos de la escuela secundaria, la oficina del oftalmólogo, tu primer automóvil, lo que sea. Utilizá el recuerdo espacial para moverte por cada ubicación, volver sobre tus movimientos activará escenas, sonidos y aromas. Este simple ejercicio descubrirá recuerdos con eventos e interacciones olvidados hace mucho tiempo, además, hará de tu historia una más descriptiva y rica sensorialmente para tu audiencia. 
  • Cosas:  Tomá nota de los objetos o artículos que tienen un significado simbólico en tu vida: regalos, premios, libros, cualquier artículo que te guste. Dibujá estos símbolos y recordá qué los hace especiales para vos. Tal vez estos elementos no tienen significado para los demás, pero sí para vos. ¿Por qué? Todas las personas tenemos objetos valiosos, independientemente de lo que sea, podemos convertirlo en una buena historia. 

Cuando hayás terminado con los ejercicios anteriores, mirá tus ideas principales y escribí resúmenes de una o dos líneas sobre ellas. Podés descubrir algunas anécdotas que se convertirán en la columna vertebral de una historia que podés explotar múltiples veces. 

  1. Creá un catálogo de historias: 


Una vez que hayás seleccionado una serie de historias que se pueden utilizar en varios tipos de situaciones, tomá tu lista y creá un catálogo de historias al que podás recurrir.

Creá y administrá esta lista de forma en que mejor se ajuste a tu forma de trabajar. Podés  utilizar categorías para ordenar por situación, tema, estado de ánimo o moral. Utilizá la categorización que tenga más sentido para vos o tu negocio.

Muchas personas extraen la parte más conmovedora de su catálogo de historias, sin embargo, podemos hacer un balance de las historias más importantes en nuestra vida y aquellas que forman parte de nuestro cotidiano y catalogarlas. De esta manera tendremos varias opciones que nos permitirán tener un mayor impacto en los demás.

  1. Elegí tus historias con tu audiencia en mente: 


Para elegir cualquier historia siempre debemos pensar en quién la recibirá. Algunas de las historias serán divertidas y harán reír a la gente. Otras les harán llorar o les darán una esperanza profundamente arraigada. Las mismas historias evocarán una respuesta diferente de diferentes personas.

Cuando estemos buscando una historia que sea adecuada para aplicar en nuestra estrategia y contenido, siempre hay que considerar quiénes están en mi audiencia y qué les importa. Considerar cuidadosamente sus valores, metas e intereses, y luego decidir cuál historia encaja mejor con ellos.

La próxima vez que busqués comunicarte, debés preguntarte por qué estás especialmente calificado para ser el guía de la audiencia en el tema específico que querés exponer. Debemos identificar historias que apelen a nuestra audiencia porque esta estuvo en un viaje similar, encontró obstáculos comparables y emergió transformado. 

Contar una historia desde un lugar de convicción es el dispositivo de comunicación más poderoso que tenemos. Eso es lo que hacen los mejores y más queridos comunicadores. Se arriesgan a revelar de manera transparente sus vulnerabilidades para que puedan ser mentores y guías que se relacionen con personas de lugares, necesidades y dificultades universales. Se conectan con la audiencia y nos recuerdan que todos somos humanos.


Latest Posts

Contáctenos

¡No dude en escribirnos!

Los espacios con asterisco(*) son obligatorios.
¡Muchas gracias!

Hemos recibido su correo, pronto nos pondremos en contacto.
Oops! Algo pasó mientras se enviaba el correo. Vuelva a intentarlo.

contacto

Conozcámonos en persona

+506 8844-1471
Lourdes, San Pedro, San José

Nuestro correo

daniel@treeseed.org